Safa Tempos: movilidad sostenible en Kathmandu

Cuando pones el primer pie en Kathmandú enseguida te das cuenta que el aire está muy cargado y ves a mucha gente con mascarilla por la calle. La ciudad está en un valle, rodeada por altas montañas que dificultan que la polución se disperse, que sumado al combustible de baja calidad que usan, a los vehículos antiguos y al poco mantenimiento de estos, hacen que el aire sea irrespirable, sobretodo en ciertas épocas del año.
En el año 1989, India impuso un embargo a Nepal, lo que resultó en escasez de combustible y propició que un grupo de intelectuales, ingenieros y emprendedores buscaran alternativas al petróleo para el transporte: se focalizaron en el vehículo eléctrico.
De estos dos hechos, escasez petróleo y contaminación atmosférica, surgió la iniciativa Safa Tempos (vehículos eléctricos en Nepalí) en Katmandú, que consiste en autoricksaws de unas 10 plazas, usados como medio de trasporte público metropolitano. Actualmente ya hay más de 600 de estos vehículos circulando por la ciudad a modo de minibús. Una iniciativa genial para afrontar un problema que tienen la mayoría de ciudades grandes, contaminación y uso de combustibles fósiles. Teniendo en cuenta que el 99,5% de la energía eléctrica de Nepal se genera mediante fuentes renovables, hidráulica prácticamente, se puede decir que estos vehículos eléctricos son del todo sostenibles y poco contaminantes, tanto a nivel local, como global, ya que han estado recargados mediante electricidad producida de manera renovable.
Parece que no podamos aprender nada de estos países, menos desarrollados que en occidente, pero aquí vemos un claro ejemplo de uso de recursos renovables y movilidad sostenible que podemos, y deberíamos exportar .