El Agente Naranja


El Agente Naranja es el nombre que se le daba a un tipo de herbicidas esparcido desde los aviones americanos durante la guerra de Vietnam para defoliar los bosques y tener mejor visibilidad.

Uno de estos días, visitamos el Museo de la Guerra de Vietnam en Ho Chi Min y recordamos  los efectos causados por este herbicida en la población, que por supuesta negligencia de sus proveedores (Dow Chemical, Monsanto o Diamond Shamock), se vendió sin purificar y provocó la aparición de un subproducto cancerígeno (dioxina): el herbicida llegó a la vegetación, la defolió y la dioxina generada fue pasando a la cadena alimentaria afectando también a los humanos. Las secuelas han sido tremendas, sobretodo en la descendencia tanto de los soldados americanos como de la población de Vietnam que estuvo en contacto con el herbicida: malformaciones, problemas en la piel y otros problemas de salud.

Lo curioso y, ya van muchas veces las que nos lo encontramos en este viaje, es que parece que no todos somos iguales. Mientras los veteranos de guerra estadounidenses ganaron el 1984 un juicio que obligó a las empresas químicas proveedoras del agente naranja (llamado así porque se transportaba en bidones de este color) a indemnizarles con casi 100 millones de dólares, las demandas presentadas por los vietnamitas fueron rechazadas por el mismo juez (Jack Weinstein), que afirmó que no existía base legal que justificara las casi 4.000.000 demandas presentadas. Ya veis, mismo juez, mismos efectos, mismo momento, mismo sitio, mismas secuelas… pero diferente sentencia.