Koh Rong, una isla a lo Robinson Crusoe (por poco tiempo)


Dos horas y media en un bote de pescadores es lo que se tarda de Sihanoukville al “paraíso”, y es que la isla de Koh Rong (Camboya) es lo más parecido al concepto de isla paradisíaca que todos tenemos en mente: agua cristalina, arena blanca, playas solitarias, sin calles ni coches, vegetación hasta la playa, etc.


El bote desde Sinoukville llega a un pequeño muelle rodeado por una veintena de cabañas de madera donde vive la reducida población local. Al salir del muelle ya estás en la calle principal de la isla, es decir, la playa de arena blanca y agua cristalina. En los primeros cien metros de playa se concentra la única parte “desarrollada” de la isla: un par de tiendas de víveres, dos restaurantes y tres pequeños grupos de bungalow muy rústicos, hechos de troncos y techo de hojas de palmera.

Sin internet, sin periódicos, sin TV, con electricidad unas pocas horas al día, esta isla te da la posibilidad de sentirte como un auténtico Robinson Crusoe y descubrir playas solitarias tras andar unos minutos. Se puede hacer una caminata de una hora y media, cruzando la jungla, y llegar a una playa de 5 Km en la costa suroeste, donde pocos se aventuran a ir.


Muchas voces nos han llegado estos días de que hay planes de llenar esta isla con unos cuantos resorts de lujo, que harán perder el encanto de este lugar todavía sin explotar. El sueño de algunos de convertir la isla en otro Koh Tao o Koh Samui, al estilo de Tailandia, está ganando el pulso a los que quieren preservar el lugar poco explotado. El boca a boca, los nuevos negocios que se están abriendo, la política del todo vale por dinero que se estila en estos países y la relativa cercanía del centro turístico de Sihanoukville, nos hacen pensar que en muy pocos años esta isla va a cambiar.