Sonrisas vergonzosas en Bhamo, Birmania.


Sólo accesible por río, Bhamo esconde la esencia de la Burma más auténtica, como la sonrisa que nos ha regalado este pequeño monje.