Se creen democracias pero no lo son


Estamos en la llamada “República Democrática de Laos” pero también hemos visitado otros países que dicen ser democráticos y que son, en realidad, regímenes autoritarios.

De los casi 200 países que hay en el mundo, la mayoría se consideran democráticos y sólo cinco reconocen no serlo: el Vaticano, Arabia Saudita, Islas Fiji, Tonga y Brunei. Pero claro, la realidad es otra y, según el Índice de Democracia (Democracy Index) que publica de forma periódica Economist Intelligence Unit, tan sólo 25 países en el mundo cuentan con democracias completas.

Este Índice de Democracia clasifica los países en función de cuatro parámetros:
– La libertad y fiabilidad de las elecciones
– La seguridad de los votantes
– La influencia de los poderes externos en el gobierno
– La capacidad de la administración pública para implementar políticas

Se considera que una democracia es completa si se celebran elecciones de forma libre, justa y transparente y si existe suficiente participación y cultura política. Así, se consideran países con democracias completas: Noruega, Islandia, Dinamarca, Suecia, Nueva Zelanda, Australia, Suiza, Canadá, Finlandia, Holanda, Luxemburgo, Irlanda, Austria, Alemania, Malta, República Checa, Uruguay, Gran Bretaña, Estados Unidos, Costa Rica, Japón, Corea del Sur, Bélgica, Mauricio y la última, España.

Hay un segundo grupo de 53 países que se clasifican como democracias incompletas: Filipinas, Ghana o algunos países europeos como Grecia, Francia o Italia forma parte de este grupo. Por ejemplo se incluye a Italia en este grupo y no en el primero debido a la situación de los medios de comunicación, controlada por el que fue Primer Ministro en ese país hasta hace poco.

Otro tipo de países son los clasificados como sistemas híbridos, que contienen tanto rasgos democráticos como de sistemas autoritarios: es el caso de Bolivia, Singapur, Bután y otros 34 países de los 167 analizados.

Y por último, están los 52 países considerados los menos democráticos de todos: son los regímenes autoritarios como el de China, Vietnam o ahora, Rusia.

Tenemos la inmensa suerte de vivir en uno de los únicos veinticinco países del mundo que sí tiene un sistema democrático completo, en el que los ciudadanos podemos escoger de forma libre y segura a nuestros gobernantes: un derecho y un deber al que muy pocos tenemos acceso. Así que para las próximas elecciones… habrá que tenerlo en cuenta!