Repetimos 8 de abril… y ganamos un día de viaje!

Willy Fog viajaba siempre hacia el este, como nosotros, y cuando llegaba a un país miraba su reloj y cambiaba la hora. Cuando pasó de GMT+12 a GMT-11 retrasó una hora el reloj pero no cambió de día. Por eso pensó que no había podido dar la vuelta al mundo a tiempo…

Recordamos la historia de Willy Fog porque salimos hoy, día 8 de abril a las 9 de la mañana, desde Sydney  y, pese a que nos esperan 16 horas de vuelo, llegaremos a Santiago de Chile a las 12h del mismo día, como si el vuelo hubiera durado tan sólo 3 horas… ¡hemos ganado un día de viaje!  … ¿Qué cómo puede ser?

Justo ahora, mientras estás leyendo este post, estamos cruzando la Línea internacional de cambio de fecha que separa oficialmente, un día de otro y que no es más que una línea imaginaria trazada sobre el océano Pacífico y coincidente con el meridiano 180°: pasar de un lado al otro de ella implica cambiar de fecha.
Así que nada, aprovecharemos este día de más que nos han regalado los acuerdos internacionales y en cuanto podamos, os contamos qué hemos hecho nuestras primeras horas en el nuevo continente.