Nadando con el gran tiburón ballena…

El chico encargado de divisar el tiburón ballena está subido al mástil con la mirada atenta en busca de alguna sombra que delate al gigante. Al fondo, grandes cumulonimbos crecen alimentados por las cálidas aguas de estos mares. En la costa se puede divisar la frondosa vegetación a base de palmeras, y más allá aparece el gran volcán Mt Mayon, con su silueta perfecta, sacando humo por su chimenea. De repente se oyen gritos, el chico del mástil le dice algo al guía y este al capitán: la embarcación acelera.  En un momento el ambiente se vuelve tenso, parece que hemos encontrado al gran pez! Rápidamente nos ponemos las aletas y las gafas de  bucear, nos sentamos al borde de la embarcación y esperamos ansiosos la señal para tirarnos al agua sintiendo una mezcla de excitación, miedo y nerviosismo. Nos dan la señal: Go go go go! Saltamos al agua con la embarcación en movimiento… hay momentos de confusión. Metemos la cabeza bajo el agua y la visibilidad es muy limitada, hay tanto fitoplancton que parece que esté nevando bajo el agua. Una gran sombra acecha delante de nosotros y en unos segundos aparece el Butanding, que es como llaman aquí al tiburón ballena. Lentamente se aproxima de frente, con su gran cabeza y su boca entre abierta. Es impresionante y una gran emoción nos asalta todo el cuerpo. Corremos a quitarnos de en medio y empezamos a nadar a su lado, debe medir más de diez metros y su gran cabeza moteada contrasta con sus pequeños ojos. Decenas de peces de diferentes tamaños lo acompañan, como si estuvieran pegados a su piel. Nos llama la atención un pequeño pez de color amarillo que osa adentrarse en los límites de su gran boca y revolotear a sus anchas.

Parece que la curiosidad por los nuevos huéspedes, que le seguimos aleteando a su lado, le hace subir un poco más a la superficie, sus ojos nos miran inexpresivos, lo tenemos muy cerca, es realmente grande y parece muy tranquilo. Después de vivir unos minutos intensos, el animal decide buscar la intimidad a más profundidad y desaparece lentamente en medio de las turbias aguas.

Os dejamos con un vídeo de la experiencia que se produjo en la población de Donsol, Filipinas:

Unas imágenes de Donsol:

Panorámica de la puesta de sol en playa de Donsol (clica para ver tamaño completo).

Las familias viven mayormente de la pesca. Con las bankas (botes) salen a faenar cada mañana.

DATOS PRÁCTICOS
Actividad: Interatuar con el tiburón- ballena durante 3 horas
Lugar: Donsol, Mar de Filipinas
Cómo llegar: Por avión o en bus hasta Legazpi y de allí o van privado o jeepney (60 pesos)
Dónde dormir: En el pueblo están los alojamientos más económicos y en la playa los más lujosos. Recomendamos Casa Bianca para dormir y Amor Farm Beach para comer, en la playa, por mejor relación calidad-precio
Época: De diciembre a mayo que es cuando se ven más tiburones ballena
Contratación de la actividad: Lo más económico es olvidarse de agencias e ir por libre: acudir alrededor de las 7:30 de la mañana al Centro de Interpretación del Butanding (tiburón-ballena), que está en la playa, inscribirse y esperar a que se asigne barco y guía.
Precio: Unos 1200 pesos por persona incluyendo: bote, guía y equipo de snorkel
Consejos:
-Evitar el fin de semana y las fiestas locales o chinas porque se llena de gente y la actividad se convierte en una “domingada”
– Llevar dinero en efectivo ya que en el pueblo no hay cajeros