Con pico y pala: construcción de muros trombe

Por primera vez en este viaje,  llevamos más de una semana en el mismo sitio. Os escribimos desde Cajamarca, al norte de Perú donde estamos colaborando en varios proyectos de cooperación con la ONG Ingeniería Sin Fronteras.

Esta asociación trabaja con contrapartes locales para mejorar las condiciones de vida de las zonas rurales de esta región. Hemos podido comprobar cómo, a lo largo de los años, gracias a estos proyectos de cooperación, se han implantado tecnologías apropiadas para estas zonas andinas, como, por ejemplo:

  • Biodigestores, que aprovechan los excrementos del ganado para producir gas para cocinar y biol para abonar los campos.
  • Cocinas mejoradas, que consumen la madera de manera más eficiente y evacúan los humos de manera más favorable.
  • Centrales minihidráulicas y fotovoltaicas que producen la electricidad de manera local y renovable.
  • Depuradoras de aguas fecales
  • Instalaciones solares térmicas para mejorar las condiciones higiénicas y de confort.
  • Iniciativas que promueven la economía local y la cohesión social.

 

Una de las primeras actividades en las que hemos participado es en la construcción de muros trombe en un caserío llamado Pucará, una comunidad rural a dos horas de Cajamarca. Es una zona de montaña bastante aislada a la que, hace apenas seis meses, llegó la red eléctrica. Las viviendas de estos vecinos no están en muy buen estado y el proyecto persigue transformarlas en viviendas saludables a través de tres actuaciones principalmente: construcción de baños, donde hasta ahora tenían letrinas,  muros trombe para climatizar de forma pasiva las habitaciones y cocinas mejoradas que no emitan humos tóxicos dentro de la cocina.

La teoría de los muros trombe nos la sabíamos: se trataba de escoger una pared orientada al sol, al norte en este caso, construida con materiales que puedan acumular calor, pintarla de negro, agujerear unas trampillas arriba y abajo y cubrirla como con un invernadero dejando un espacio con aire. ¿Para qué sirve un muro trombe? Pues para calefactar un poco el dormitorio de la casa de una forma pasiva, con la energía del sol. El funcionamiento se basa en las diferentes densidades del aire caliente y el aire frío que generan corrientes de aire caliente o frío en función de qué agujeros estén abiertos. El sol calienta el aire de dentro del invernadero que tenderá a subir y a entrar en la habitación a la vez que el aire frío de la estancia sale hacia fuera: así se consigue subir la temperatura de la habitación y mejorar el confort.

Pero claro, nunca habíamos instalado uno, así que para nosotros ha supuesto un reto. Desde cavar zanjas, pintar, medir y cortar madera, hasta construir un muro con barro, paja y piedras…

Haciendo los cimientos...

 

Cargando la carretilla con la mezcla de barro y paja...

Descargando la carretilla...

Montando la estructura del invernadero...

Midiendo....

Llegan las maderas con la mula...

Vista de la casa donde se instalará el muro trombe

Armando las maderas de la estructura...

Lo mejor ha sido poder convivir dos días en casa de la familia de Juan e Isidora, que nos han abierto su casa de par en par, así como trabajar con ellos y sus vecinos: hemos disfrutado de la comida local, como la leche recién ordeñada, de los cuys (conejillo de indias) que crían en la cocina y de la chicha (bebida alcohólica obtenida de la fermentación del maíz) que ellos mismos elaboran.

Los cuys en la cocina...

Comiendo...

Isidora, la jefa de la casa, preparando la cena...

Cocinando con biogas obtenido de los excrementos de vaca

Típico plato a base de arroz, papa y cuy frito.

El muro trombe todavía no está acabado, así que mañana volvemos al campo a montar la estructura de madera sobre el murito de barro que construimos, a hacer los orificios en la pared y a cubrir la estructura con el plástico que hará el efecto invernadero.  Ya os colgaremos fotos de cómo queda finalizado!

Otro de los proyectos que están en marcha es el de la construcción de un centro productivo de productos lácteos en La Ramada, otra localidad de la zona. Como muchos de vosotros sabéis, propusimos que los amigos seguidores de dandolelavuelta.com apoyaran económicamente el proyecto y, de momento, con vuestras aportaciones ya hemos conseguido recaudar 1.255€. Muchísimas gracias a todos por vuestra implicación! Es genial poder contar con todos vosotros para hacer efectivo este proyecto!

El viernes 15 de junio, haremos efectiva la transferencia a Ingeniería Sin Fronteras. Los que queráis y aún no hayáis colaborado, aún podéis hacer una trasferencia bancaria a la cuenta de TRIODOS BANK 1491 0001 24 1008900928 o un ingreso a través de paypal.