Dolomitas: los lugares que no puedes perderte

Si tienes claro que quieres pasar unos días en contacto con la naturaleza y has escogido Dolomitas, vas a alucinar. Ya dijo Le Corbusier, uno de los arquitectos más representativos del siglo XX, que las Dolomitas es la más bella obra arquitectónica del mundo, pero hay que comprobarlo por uno mismo. Eso sí, con más de 18 cimas por encima de los 3.000m, el espectáculo está asegurado.

Hay muchos rincones especiales, y seguro que la mayoría no los conocemos pero de nuestro paso por estos grupos montañosos destacaríamos:

1. El regalo para la vista que ofrece el Valle del Funes.

Para nosotros, una de las panorámicas más bonitas de los Alpes. La foto de desde los campos con la iglesia de Santa Magdalena que tantas veces habíamos visto antes del viaje es aún más majestuosa al natural. Pasamos horas contemplando esa belleza, ese instante…

Muy cerquita de allí, la panorámica con la iglesia de San Giovanni in Ranui, rodeada de verde y las imponentes montañas al fondo también dejan a uno con la boca abierta, soñando despierto.

Iglesia de Santa Magdalena en Val di Funes, Dolomitas

2. Una parada en el Lago de Misurina. 

En la zona conviven multitud de lagos, todos maravillosos. Misurina igual no es el más bonito, ni el más grande, pero desprende una energía única que merece la pena disfrutar. Además, va de paso a las Tres cimas de Lavaredo.

Lago Misurina

Lago Misurina

3. Rodear a pie las Tre Cime di Lavaredo o Drei Zinnen.

Son tres montañas aisladas que parecen postizas, como si no pertenecieran a ese lugar. La ruta circular empieza en el refugio Auronzo y son casi 11 kilómetros muy bien indicados. La ruta, aunque larga, es sencilla y merece la pena… eso sí, para contemplar las tres cimas hay que asegurarse que la climatología es favorable.

El refugio Locatelli y las Tres Cimas al fondo

Tre Cime

Tre Cime

Llegando al refugio Locatelli, ruta circular alrededor de las Tre Cime

Llegando al refugio Locatelli, ruta circular alrededor de las Tre Cime

4. Pasear al amanecer por el Lago di Braies, un escenario de ensueño.

Durante el día está muy concurrido y pierde un poco el encanto, pero madrugar para aprovechar este rincón a solas, es una experiencia única.

Lago di Braies

Lago di Braies

 

5. Subir hasta la montaña más alta de los Dolomitas, la Marmolada.

A pie o enteleférico y observar muy de cerca el único glaciar que aún sobrevive en esta región de los Alpes.

Glaciar de la Marmolada

6. Recorrer la serpenteante carretera SP 638 que va de Cortina d’Ampezzo hasta Selva di Cadore

Y pasa por el mítico puerto de montaña Passo Giau. Los paisajes alpinos que nos regala este recorrido son de ensueño y las panorámicas a los montes Marmolada, Tofane, Croda Rossa, Sorapis son impresionantes.

Dolomitas

 

La lista de lugares es incontable y los paisajes de ensueño que te regalan las Dolomitas infinitos.

¿Y a ti qué lugares te han impactado de los Dolomitas?

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *