Entradas

Resumen Filipinas

Días de viaje: 31

Moneda y cambio: 1€ = 54 pesos

Coste medio diario:
15 € persona y día con alojamiento, comida y transporte
19 € persona y día contando actividades

¿Cuánto vale…?
. Una habitación doble: unos 10 €
. Una comida para 2 personas:5 €
. 1,5 l de agua 0,60 €
. Un viaje en autobús de 6 horas: 5 €
. 1h de internet Wifi gratis en la mayoría de alojamientos, bares…
. 1 botella de de cerveza de 650ml: 0,80 €
. 1 l de gasoil: 0,60 €

Comida favorita: El desayuno filipino (arroz con tocino/longaniza y un huevo frito)

Ruta: Clark-San Fernando(La Union)- Baguio- Banaue – Baler – Manila – Legazpi – Donsol-Puerto Princesa – El Nido – Port Barton- Sabang- Manila.

Medios de transporte utilizados: Autobús, barco, avión, bangka

Si tienes pensado viajar a Filipinas…
– Hay dos Filipinas: la que está fuera del agua y el mundo subacuático. Si te gusta hacer snorkel, es mejor que lleves tu equipo porque alquilarlo acaba resultando caro.
– La forma más barata de transportarse por tierra es en jeepney (camionetillas) o en triciclos (motocicletas con remolque).
– Los primeros 21días en el país son gratuitos y no requieren ningún trámite.

Información general:
Tipo de gobierno: República constitucional. Estado Unitario con la excepción de la región Autónoma de Mindanao
Población: Casi noventa millones de personas.
Renta per cápita: $ 5.000 per capita (2009)

Vídeo y fotos de Filipinas

Os dejamos con un vídeo y la galería de fotos de nuestro paso por las Filipinas.

 

Filipinas y las pequeñas cosas

Si recapitulamos un poco nos daremos cuenta que los grandes momentos de nuestras vidas transcurren a través de situaciones sencillas, a través de pequeñas cosas, seguramente acompañados de personas que lo enriquecen, y la mayoría de veces estos espacios de tiempo poco tienen que ver con el dinero, los lujos o las clases sociales… están allí al alcance de todo el mundo para hacernos la existencia un poco más llevadera.

Podríamos poneros muchos ejemplos a lo largo y ancho de este viaje y por eso creemos que las “pequeñas cosas” también merecen un post. Allí van unas cuantas de ellas vividas en Filipinas:

  • Jugar con algún local a buscar palabras españolas que aparecen en su idioma (Tagalog) y descubrir que también dicen palangana, anteojos o cacerola.
  • Disfrutar de un café desde una bar con vistas al mar en El Nido, al norte de la isla de Palawan.
  • Ver salir el sol desde el Charlie point, donde se rodó Apocallypse Now en Baler.
  • Desayunar el típico “filipino breakfast” con arroz, huevo y longaniza.
  • Observar de cerca la relación entre los peces payaso y las anémonas, o perseguir un pez globo por los arrecifes.
  • Empaparse bajo una repentina tormenta, y ver salir el sol entre las negras nubes.
  • Leer un buen libro desde una hamaca en la isla de Palawan.
  • Hacerse uno mismo un pescado a la brasa comprado en cualquier mercado de poblaciones costeras.
  • Compartir unas cervezas y largas conversaciones con otros viajeros.
  • Quedarse embobado mirando las terrazas  de arroz de Ifugao en La Cordillera, al norte de Luzón.
  • Jugar con los niños de cualquier pueblecito.
  • Ir a correr por cualquiera de las playas de Filipinas.
  • Sentir el viento y la sensación de libertad desde el techo de un “jeepney” (todoterreno que transporta viajeros entre pueblos).
  • Coger un coco y bebérselo mientras planificas qué harás al día siguiente.
  • Ir a pescar con un pescador local y su “banka” (así se llaman los típicos botes de madera) unos calamares y cocinarlos en la playa.
  • Ver como el mar se come al sol en San Fernando, La Unión.
  • Tumbarse en la arena de cualquier playa y mirar las estrellas.
  • Andar por la jungla de Palawan y cruzarse con una iguana de un metro y medio.

 

 

Surf en las Filipinas

Quizás no es una destinación que aparezca a menudo en las revistas de surf, y es cierto que no es el Dysnelandia de las olas como son Hawai, las Metawais o Maldivas, pero si viajas a Filipinas y te gusta el surf hay algunos buenos spots a considerar.

Las más de 7.000 islas que forman el archipiélago de las Filipinas están bañadas por el Océano Pacífico por el este y por el mar de la China por el oeste, lo que hace que la posibilidad de surfear sea casi ilimitada, pero hay que tener en cuenta la época de monzones y la de tifones, y cómo afectan a sus diferentes costas, para tener más posibilidades de surfear en buenas condiciones.

La ola más famosa, sin duda, es Cloud 9 en la isla de Siargao, donde se celebra el campeonato Billabong Pro Junior Asia. Una ola rápida y tubera que rompe sobre un arrecife de coral. Pero a aparte de Cloud 9 hay un montón de spots surfeables sin muchas multitudes.

 

Algunos spots:

San Juan, La Unión: El spot más surfeado es el Monaliza’s Point, una ola de fondo de roca que puede llegar a tener más de 150 metros de larga, ideal para longboard. Es fácil encontrar material para alquilar, ya sea en los varios hoteles, guesthouses o directamente a los locales. Los fines de semana hay mucha gente, sobretodo filipinos de Manila.

Baler: Ola de fondo de arena en larga playa. Funciona mejor en marea alta. Muchas facilidades para encontrar/alquilar material en las diferentes tiendas y hoteles.  Hay un par de spots cerca a tener en cuenta, Charlie’s Point, donde se rodó parte de las escenas de surf de la película Apocalypse Now, y el otro es Cemento Beach, donde sale una ola de más tamaño. No perderse el museo de Baler donde se explica la historia de los últimos de Filipinas. Los fines de semana hay mucha gente, sobretodo filipinos de Manila.

Palawan: Esta isla aún está por descubrir por lo que a surf respecta. En los días que estuvimos pudimos ver un par de playas (las orientadas hacia el norte) en las que entraba un buen swell y sólo había una persona en el agua.

¿Cuándo ir?

Para la costa oeste los mejores meses son diciembre, enero y medio febrero que es cuando los tifones envían el swell hacia el sur del mar de la China, funcionando spots de las islas de Luzón (oeste) y Palawan (oeste).

Para la costa este, bañada por el océano pacífico, la temporada de olas es de agosto a marzo, siendo noviembre y diciembre los mejores meses. Los spots que mejor funcionan en esta época son los de la isla de Siargao (Cloud Nine), Baler,……. (Nosotros estuvimos en Baler en enero, 4 días, y el swell fue constante de 5-6 ft sin viento por las mañanas).

Os dejamos con unas fotos y un vídeo:

Playa de Baler

Playa de Sabang, en la isla de Palawan

Charlie’s Point, en Baler, lugar donde se rodó las escenas de surf de la película Apocalypse Now.

Monaliza’s point en San Juan, La Unión.

 

 

6 meses… el ecuador!

Ya hace seis meses que empezamos este viaje, seis meses que han pasado volando pero paradójicamente tenemos la sensación de que ha pasado mucho más tiempo. Parece ser que el cerebro humano no percibe el tiempo de forma lineal y tiende a prestar menos atención a todas aquellas situaciones repetitivas que le parecen ya conocidas, y por el contrario dedica mucho más recursos y activa nuevas partes cuando se le presentan nuevas situaciones desconocidas. La curiosidad nos lleva a la sorpresa, y esta nos activa, y por el camino aprendemos, lo que finalmente nos lleva a desaprender…, y esto último es una de las cosas más bonitas que tiene viajar: desaprender las ideas preconcebidas,  los prejuicios,  la rutina y los valores seguros.

En estos 6 meses hemos pasado por India, Nepal, Tailandia, Birmania, Camboya, Vietnam, Laos, Malasia y Filipinas, y si nos preguntas qué país nos ha gustado más no podríamos responderte porque en cada uno de ellos hemos encontrado cosas que nos han gustado, otras que nos han impresionado, otras que nos han dejado indiferentes y algunas… que mejor no recordar.

Y cuanto más tiempo pasa y más mundo vemos, más horizontes se descubren y menos nos parece que conocemos… hay infinitos rincones, incontables formas de entender la vida, muchos sabores, nuevos olores y formas innumerables de comunicarse que se nos descubren cada día en cualquier instante.

Y aquí estamos, dispuestos a vivir intensamente esta segunda etapa y a disfrutar de dos nuevos continentes. Nos despediremos de Asia vibrando con la multiculturalidad de Singapur y descubriendo  Indonesia, para después poner rumbo al sur hacia Oceanía y recorrer en furgoneta la costa este de Australia. Y antes del invierno austral tenemos previsto aterrizar en la Patagonia para volver a disfrutar de la inmensidad de Sudamérica.

Aunque sabemos que los planes están para cambiarse, y sólo el tiempo nos dirá desde donde veremos la luna los próximos meses.