Entradas

Ropa y maquillaje en Myanmar


Los hombres visten este tipo de falda, que llaman longyi.
Las mujeres se maquillan de esta forma.

Moustache Brothers

Un vaudeville folk opera con bromas, bailes al estilo Locomía y música en un garaje… Sí, eso es justamente lo que ofrecen los Moustache Brothers en Mandalay: un espectáculo atrevido con toque freak en un país donde una broma te puede llevar a la cárcel.

Muchos de los miembros de esta “compañía teatral” han sido encarcelados varias veces por bromear acerca del gobierno, pero ahí siguen, presentando cada noche desde su casa, una versión divertida con toques surrealistas de Burma. Representan cada día a las 20:30h y les gusta que les saques fotos, les grabes y lo publiques en internet, prensa,… como dicen ellos, “mientras estéis vosotros, seguimos vivos”.

Aquí está nuestra pequeña contribución a la causa y nuestro apoyo a estos viejitos simpáticos que llevan años luchando, desde el mundo del espectáculo, por un país mejor.

Os dejamos con un vídeo resumen de su espectáculo! Está en inglés pero hemos añadido unos subtítulos-resumen con lo más importante.

La tieta Thi Thi

Es increíble la de cosas que te pueden pasar en un día… Estábamos en Mandalay y buscamos una paradita del mercado para comer y “tomar la sombra” un rato; escogimos una al azar, y coincidió que la chica que nos atendía no hablaba inglés así que fue a llamar a su madre para que viniera a traducirnos (es curioso cómo en estos países, que algún día fueron colonia británica, la gente mayor habla inglés y en cambio los jóvenes ni papa). A lo que íbamos, allí apareció Thi Thi, una profe de matemáticas de un instituto público de Mandalay, morena, pequeñita y muy simpática. Nos dio conversación toda la comida y al acabar nos invitó a subir a su casa porque quería hablar inglés y practicar ya que aquí no tiene muchas oportunidades. Nos estuvo contando historias del país, de su familia, de su trabajo… Se levanta cada día a las cuatro de la mañana para dar clases en una escuela privada, luego se va al instituto y por la tarde va a otra escuela privada porque necesita dinero ya que en el instituto sólo le pagan 80$  al mes y eso aquí, da para poco.

Íbamos ya a despedirnos cuando se ofreció a acompañarnos toda la tarde y a enseñarnos su ciudad, así que estuvimos unas horas, ella con su moto y nosotros con la nuestra, visitando un templo, un monasterio y el famoso puente de U Bein al atardecer. Acabamos el día cenando unos chapatis (tortas de harina) con vegetales y lassi (batido) en el chiringuito al que acude cada tarde para desconectar y así estuvimos riéndonos y charlando un rato como si nos conociéramos de toda la vida.

Así, de forma casual y natural es cómo surgen los mejores ratos, y así es cómo conocimos a la “ la nostra tieta” en Burma, la tieta Thy Thy.

U-Bein Bridge, Amarapura, Myanmar

El puente de teca más largo del mundo, 1,2 km

Navegando por el río Ayeyarwady


Por la mañana habíamos partido de Myitkyina (Norte de Birmania) y cuando ya llevábamos ocho horas sentados en esa barcaza, cargada de gente y mercancías hasta los topes, por fin dejó de llover, salió el sol, y el pueblo de Bhamo apareció en el horizonte. Las pequeñas y duras banquetas de madera y la poca movilidad en la pequeña embarcación hacían de tal hecho un gran momento. En este pueblo, a orillas del río Ayeyarwady, hicimos una parada de día y medio para esperar el siguiente barco que partía con destino Mandalay.

Si hay que buscarle un solo adjetivo a Bhamo, auténtico es el que mejor le queda. Con poca o nula influencia occidental y fuera de las rutas turísticas, la rica vida de este pueblo se cuece en su mercado y toda la orilla del río. Durante las horas centrales del día, cuando el sol es insoportable, es buena idea perderse por las laberínticas callejuelas del mercado y ver y oler la variedad de productos frescos que venden: toda una experiencia para los sentidos.

Cerca de la pagoda Theindawgyi hay un monasterio budista donde los jóvenes monjes estudian. Si se pide permiso, se puede entrar a visitarlo e intentar intercambiar algunas palabras con los monjes. Es increíble como hasta ellos conocen el Barça, a Messi, Xavi, Iniesta o Puyol. En Myanmar, se espera que todo varón (budista) pase una temporada monástica antes de los 20 años.

Ya al atardecer buscamos un discreto rincón en el embarcadero principal para ver el ir y venir de embarcaciones y el ajetreo de mercancías que se cargaban en los ferris; todo transcurría a ritmo de película muda de tonos sepia de principios del siglo pasado.

Al día siguiente empezó nuestro periplo en barco hasta Mandalay. Fueron más de 35 horas río abajo, sin duda una experiencia inmejorable para ver y compartir momentos con la gente local. En el barco quizá éramos más de doscientas personas, todos mentalizados en que iba a ser un largo viaje. Nos sorprendió la paciencia que pueden tener estas gentes, que aguantan sentadas en el suelo todo el trayecto, sin inmutarse lo más mínimo por las incomodidades del viaje.

Por el camino íbamos parando en pequeños pueblos, donde subían personas a raudales con comida preparada para vender a los hambrientos pasajeros. Cada parada era un fandango de gritos, prisas y carreras arriba y abajo. Una vez zarpábamos de nuevo, y con el runrún de los motores, la calma volvía a la cubierta, y todos volvíamos a quedarnos ensimismados mirando como transcurría la vida a orillas del río.

Información práctica para hacer esta ruta
Esta ruta nos ha encantado y queremos compartir los datos prácticos para que todo aquel que busque la esencia de Burma tenga por dónde empezar. Las cosas cambian muy rápidamente en Birmania y mucha de la información que aparecía en nuestra guía estaba ya desfasada, así que es posible que lo que a continuación escribamos caduque en breve.
¿Cómo llegar a Myitkyina?
– 20h en tren desde Mandalay . 50$/persona en sleeper
La vía tiene tantas irregularidades que los saltos que pega el tren no te dejan dormir. El camarote es de 4 camas, más espacioso que los de los trenes indios pero más espartano (creo que los trenes son los mismos que dejaron los ingleses a mitad del siglo pasado).
También puedes llegar en avión desde Yangón o Mandalay o quizás en autobús aunque en el momento de ir nosotros no estaba permitida la circulación de autobuses hacia Myitkyina.
Etapas por río:
Myitkyina – Bhamo (1 día)
– 8 horas en bote rápido. 25.000 kyats por persona, unos 25€.
En nuestro caso iba lleno hasta los topes, lo que hizo que el trayecto fuera bastante incómodo. Hay una opción más lenta (pero con botes más espaciosos), en dos etapas, con botes que paran en Simbo. Es posible que tengas que hacer noche allí.
– En Bhamo recomendamos el Friendship Hotel (7$/persona con baño compartido): habitaciones muy limpias y espaciosas, incluye un desayuno buffet libre (increíble) y el día que te vas te llevan al embarcadero y te dan una bolsa con comida (pack lunch) todo incluido en el precio!
Bhamo – Mandalay (2 días)
– De 30 a 48h de Ferri. Lunes, miércoles y viernes. 9$/persona si duermes en la cubierta o 54$/pers si duermes en camarote.
La opción dormir en la cubierta es muy espartana (llevaros una manta) pero los camarotes tampoco son ninguna maravilla. La doble tarifa que nos aplican a los turistas en este país hace que pagues una pasta por un servicio bastante mediocre. Otra de las extravagancias del gobierno.
– En Mandalay hay más oferta de alojamiento, toda muy similar y de calidad mediocre